domingo, 18 de octubre de 2009

1er Encuentro Bio-MAD


Cuando surgió la idea de reunirnos íbamos a ser unos cuantos. Finalmente aunque no estaban todos los citados, el grupo era numeroso. Quizás para restar significado a lo que Carlos dixit “los jóvenes madrileños no son amantes del vino salvaje”.
Gracias al poder de convocatoria de Malena, nos junto a fans de lo Bio y amigos.
Lugar de celebración el recoleto local “La Cave du Petit”. Entorno a Samuel Cano, elaborador de Mota del Cuervo Cuenca, estuvieron David y Natalia, Nacho Bueno, Guillermina, Delia Baeza, Nacho (Importador de Lagar de Bezana. Chile), así hasta veinte.
La cita discurrió con vinos que interponían tanto Samuel como Carlos.
Comenzamos con el Domaine Peyra-04 Gamay Côtes d'Auvergne VDQS Midi (France).Que a pesar de no ser buen año cumplía su objetivo. De las tres botellas que se abrieron pudimos constatar las diferencias entre unas y otras.
Quizás sea un aspecto que critican los que no les convence lo de lo Bio. Pero es que en los vinos “tradicionales”, también sucede. Seguro no en la misma proporción.
A lo largo de la noche pudimos ver lo erróneo de ideas que defienden los consumidores de vinos menos naturales, como falta de color, poca capacidad de guarda, falta de frescor, etc.
Primer Mancha El Patio Airen, muestra de depósito. 6 meses de fermentación y 20 meses de crianza. Es el mejor ejemplo para desterrar la idea, que a pesar de ser una variedad neutra. No tiene potencial.
El vino estuvo en tres tipos diferentes de barricas que habían contenido Verdejo.
Luce un bonito color como de Té Earl Grey. La paleta de aromas es compleja, fruta madura (membrillo), notas reductivas de Jerez, también unos chocantes dejos como a Lowland rebajado con agua (cereal).
Pasamos al Cuvée des Etourneaux-05 Gamay de la bodega Les Cailloux du Paradis Sologne Vallée del Loire. Nos comenta el patrón que ha sido elaborado por el hijo del bodeguero que tiene solo 19 años. Las nuevas generaciones vienen pegando fuerte.
Viendo el color parece jugo de granada, muy vivo y eso que han pasado cuatro años de vida. En nariz tiene toda la frutosidad de la variedad. En boca se comporta suave, ligero, con acidez juguetona. Vino que se disfruta.
Otro Airen El Patio. Sorprendentemente diferente al anterior. Manzana, pera cocida con su palito de vainilla. La boca nos hace viajar hasta Galicia, evocando los vinos que reposan bajo las bateas, del inquieto Raúl Pérez. Nos aclaran que es la expresión del terroir calcáreo.
Y el grueso de la cata discurrió por los varietales Syrah, Tempranillo, Graciáno y Petit Verdot. Que componen El Patio Ensamblaje.
Pudimos ver todo el trabajo de campo que realiza Samuel, la orientación del viñedo, su altitud, la densidad de plantación, etc.
Y que con los vinos en la copa apreciamos que siendo una zona calida. Poseen buena intensidad colorante, equilibrio, frescor, longitud, evolución.
Demostrando como lo hacen nuestros vecinos del norte. Que si quieres puedes poner al mercado cosas diferentes e interesantes.
Como salio a relucir el manido termino de vino “femenino”. Apareció un buen blanco francés, aromático. Dejando patente que no nos gusta dicho termino.
Finalizando con un Shiraz de Savoir. Y todo ello acompañado por unas gustosos petits assiettes y sin que sirva de precedente una gran cesta de buen pan.
Apareció fuera de cartel algo de Comté, que se agradeció, pero quizás hubiera sido más apropiado algo de Chèvre.
Creo que este relato deja evidencia de lo que interesa el tema, y del auge que esta tomando. Seguiremos avanzando en la divulgación placentera.
En definitiva una reunión lúdica, entrañable y cordial.

Beber para contarlo

3 comentarios:

nachobueno dijo...

Bentley, fue una noche mágica sin duda. Creo que yo me marché antes de ese último vino. Espero que nos veamos en proximas catas

Smiorgan dijo...

Envidia me dais.
Saludos.

samuel cano dijo...

Amigo Bentley, no habia caido por aquí aún y no tiene perdón.

Me ha entrado ganas de tomar una copa de vino blanco turbio y salvaje, después de leer tu reportaje de aquel encuentro.

Espero que se repita pronto algo así o más o menos.

Hasta pronto, Salud y buen vino.